lunes, 5 de marzo de 2018

Caza nocturna

Anestesiado, dolor del alma
recorre con su lengua los dientes,
con roja precisión insaciable.Avizores ojos amarillos
buscan con odio la presa suya.
Miedos y costumbres lanzan al
gato sobre los dedos del muro.
Bebe el triste pájaro sus últimos
momentos
                    de
                            vida.
Granate de brillo la boca llenada,
saciada ya la sed y el hambre, bosteza.
Las patas pasean el muro despacio,
en silencio rompen el aire, con dedos
de muerte cazan en el páramo urbano.
Negra la noche, lame su pelaje y
continúa su funambular camino.
El rey felino de los ladrillos acecha,
recubriendo su camino con la cola,
bailando ofídica esmeralda escondida.

Si lo toca el frío se retira suavemente
a sus aposentos escondidos debajo de
los cuerpos vivos, en la tácita oscuridad.
Si cae calina sobre su corona, reposa
danzando su cola al ritmo de negra soledad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario